';
La Chandeleur

LA CHANDELEUR: LA OTRA CANDELARIA

Bueno, pues el lunes 3 de febrero, nuestra escuela celebró la versión francesa de nuestra Candelaria, la chandeleur, este clásico obligatorio de cada 2 de febrero. ¿Cuál es su origen y dónde se sitúa entre las tradiciones francesas? ¿Qué tiene de particular? ¿Qué vocabulario básico  necesitamos, como estudiantes de francés, para construir algunas frases sobre el tema? ¿Cómo se celebra en Francia?.

A todo ello respondió el alumnado con la batería de actividades que había preparado el Departamento de francés con el fin de familiarizarnos con esta fiesta mitad pagana, mitad religiosa.

Y esta fue la excusa para trabajar con los grupos de otros niveles en una apuesta por la coeducación, de tal manera que en la primera franja de la tarde se reunieron el grupo de A1 y el de A2, y cada uno tuvo una tarea que realizar.

Quien esto escribe desea agradecer a todo este alumnado y a la profesora María Guevara su generosidad para elaborar una enorme cantidad de las famosas crêpes –sí, en francés crêpe es femenino- con las que se acompaña la celebración de esta fiesta.

Ya sabéis que pueden ser saladas, si se rellenan de jamón, queso, champiñones y espinacas…; o dulces: mermeladas, fruta, crema de chocolate, dulce de leche y caramelo… Aquí tenéis un video para que os lancéis a prepararlas, si estáis por la labor.

Pero ¿por qué las crêpes en medio de todo esto? Bien, por el lado religioso, supuestamente, el Papa Gelasio I mandó repartir galettes o crêpes saladas a la entrada de Roma a todos los peregrinos que llegaban hasta allí el 2 de febrero. En la tradición pagana, en cambio, tiene un sentido más práctico: se usaba el trigo sobrante antes de las nuevas cosechas. Y su forma, circular, era un homenaje al esperado y ansiado sol: una celebración de los días más largos.

En el intercambio de clase, llegó la hora de la degustación de las ricas crêpes, y el alumnado de francés y sus profesores invitaron a los grupos de inglés y a todo el personal de la Escuela a merendar con ellos y a pasar un rato juntos, que siempre es un momento agradable, enriquecedor y hasta necesario.

Al final de esta dulce pausa llegaron los grupos de B2 para su clase. Empezaron con la merienda y así resultó menos brutal meterse en harina: la tarea para ellos era reflexionar sobre el valor de las tradiciones y el lugar en el que se sitúan en nuestra sociedad actual.

Varios puntos de vista fueron expresados, para lo cual fue necesario hacer un esfuerzo de construcción del contenido y del discurso, evidentemente adaptado a su nivel. Se les propuso una serie de actividades de comprensión oral y escrita.

«Et c’est comme ça que les enseignants de français ainsi que les apprenants de notre École ont marqué le coup de la Chandeleur cette année. Est-ce que vous nous rejoignez l’année prochaine ? »

José Antonio Ramos Pérez, Jefe de DACE

eoialcal

Envíanos tu opinión